Revestir las piscinas de poliéster con mosaico de vidrio Reviglass

Habitualmente las piscinas de poliéster llevan como acabado una capa de gel-coat coloreado, uniforme y de aspecto liso brillante. El desarrollo de las características y de las prestaciones de los adhesivos en construcción permite que actualmente se puedan considerar diferentes opciones de acabado del tipo gresite.

El mosaico de vidrio más adecuado es el montado sobre tiras de cordón de poliuretano de Reviglass, que presenta una superficie máxima de contacto al adhesivo en el dorso del baldosín y que deja libre la totalidad de la junta para un acabado perfecto.

Colocación en piscinas nuevas

Existen diversas calidades que tienen que ver la robustez de las mismas y en consecuencia, de su resistencia a la deformación durante el transporte y en su manipulación por medio de grúas.

Suponiendo unas piscinas adecuadas, se puede sustituir el acabado de gel-coat por el de un mosaico de vidrio Reviglass. Se conseguirá el acabado clásico de una piscina tradicional con sus diversas variedades y la rapidez de disponerla en un plazo más corto si la ubicación lo permite.

En este caso conviene preparar la superficie a revestir alisándola debidamente utilizando un adhesivo epoxídico del tipo R2T. Una vez preparada, se debe de aplicar el mosaico usando el mismo adhesivo. Para las juntas, se debe utilizar material del tipo RG, también epoxídico.

Reviglass recomienda el uso del adhesivo X90 de Litokol que cumple ambas funciones. El tratamiento del color de la junta acorde al mosaico es un elemento estético a tener en cuenta como es habitual.

Si el revestimiento se ejecuta una vez la piscina está ubicada se procede de la misma forma y los mismos productos, pero una vez que ha sido transportada e instalada en su lugar definitivo.

 

Renovación o rehabilitación de piscinas

El gel-coat de las piscinas de poliéster se degrada con el tiempo por su exposición permanente a los ácidos y productos de mantenimiento del agua, así como por limpiezas agresivas de depósitos de calcio. No obstante, actualmente se puede contemplar la posibilidad de revestirlas con mosaico de vidrio para renovarlas, aportando un look diferente, moderno, duradero y de calidad.

Para ello se procede a un lijado o a un chorreo de arena para eliminar la capa lisa del gel-coat y los residuos adheridos y permitir un buen agarre del adhesivo que se va a utilizar.

Conviene alisar las superficies utilizando un adhesivo epoxídico del tipo R2T como en el caso anterior para una correcta aplicación del mosaico. Se utilizará el mismo adhesivo para pegar los paneles de mosaico. En cuanto a la junta, se procede de la forma anteriormente descrita utilizando material del tipo RG.

Se recuerda que el tratamiento del color de la junta acorde al mosaico es un elemento estético a tener en cuenta como es habitual.

Reviglass mosaic recomienda el uso del adhesivo X90 de Litokol, que cumple ambas funciones.

Sin duda, el mosaico de vidrio ofrece un sinfín de oportunidades técnicas y estilísticas que consiguen cumplir con las expectativas de todos los proyectos que se llevan a cabo.


Noticias relacionadas